EDUCACIÓN y VIOLENCIA

 

 
 
 

INVESTIGADORA / EVALUADORA RESPONSABLE DEL ESTUDIO DE CASO DE CIUDAD JUAREZ:
“Resulta contundente la validez del PAEE, en términos de los propósitos originales y del enfoque adoptado, en particular la idea de transformar la escuela, en el sentido de promover y crear estructuras, espacios y relaciones nuevas, más abiertas a la reapropiación por parte de los sujetos, especialmente de los jóvenes. El empoderamiento de los estudiantes, así como su capacidad para apropiarse del proyecto, expresándose y participando en público, e incluso con mejoras en sus rendimientos escolares, son algunos de los cambios que merecen destacarse. Igualmente, se observa en las escuelas procesos incipientes de construcción de comunidades de aprendizaje, con la presencia de jóvenes y adultos”.


MAESTRA DE ESCUELA:
“Acá en nuestra escuela siempre teníamos problemas con la salida y entrada de los turnos matutino y vespertino, pues siempre había peleas y enfrentamientos entre los alumnos, a veces hasta la patrulla de la policía venía por lo que teníamos que tener dos puertas, una por donde salían los de la mañana y otra por la que entraban los de la tarde. Después de realizar las Jornadas Sabatinas ahora los dos turnos conviven, se respetan y ya todos pueden entrar y salir por una misma puerta”.


DIRECTOR DE ESCUELA 1:
“Nosotros no nos habíamos dado que cuenta que siempre llamábamos a formar parte de la escolta de la Bandera a alumnas con ciertas características físicas, hasta que nos dimos cuenta que nosotros mismos estábamos reproduciendo estereotipos de género, como lo vimos en este proyecto, por lo que ahora eso cambió y cualquier alumna puede participar”.


DIRECTOR DE ESCUELA 2:
“La violencia en Ciudad Juárez ha hecho que los padres de familia tengan a sus hijos encerrados, sometidos. En las escuelas también los tenemos encerrados y con las jornadas de los sábados los jóvenes se explayan, vienen con un entusiasmo, se sienten libres. El padre de familia entendió que el lugar más seguro es la escuela y que en vez de andar en la calle, era mejor que estuvieran en la institución aprendiendo algo o activando su energía, eso fue lo que vimos. Y más confianza de los padres hacia la institución”.


MADRE DE ESTUDIANTE:
“Veo cambios en mi casa, los hijos están más platicadores, antes se peleaban mucho. Mi hijo venía a la escuela como avergonzado, ahora viene con más confianza”.


COORDINADOR ESCOLAR:
“Nosotros teníamos un problema fuerte con un alumno que se infligía daño a sí mismo y a veces ejercía la violencia con sus compañeros de salón. Traía navajas de rasurar que a veces metía a su boca para ocultarlas y luego se hacía cortes en los brazos o rajaba la ropa de los demás. Entró al taller de radio escolar y cambió completamente, dejó de auto-infligirse, tocaba la guitarra para abrir cada programa y se convirtió en un líder que ya no tenía más problemas con sus compañeros de clase”.

 
 
SiteLock