EDUCACIÓN y VIOLENCIA

 

 
 
 

El Programa para la Convivencia Ciudadana (PCC) formó parte de los esfuerzos del Gobierno de México y de los Estados Unidos para mitigar las causas que generan la violencia y el delito en México. Sus operaciones se extendieron desde 2011 hasta finales de 2015 con financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), y fue operado por la empresa Tetra Tech.

El proyecto Convivencia y Prevención de la Violencia se desarrolló en 5 escuelas secundarias públicas de Tijuana como experiencia piloto.  Orientó sus esfuerzos a la construcción de una cultura de convivencia y prevención de la violencia en dichas instituciones,  a partir de la implementación de una estrategia integral que articulaba el trabajo de los actores escolares y no escolares en torno a tres ejes: a) convivencia democrática; b) prevención de la violencia escolar; y c) atención de casos de violencia en el ámbito escolar. 

La intervención se implementó en tiempos y espacios tanto curriculares como extracurriculares. Incluyó, además, la realización de las jornadas sabatinas las cuales fueron clave para el logro de los objetivos planteados. Las 5 escuelas retomaron la experiencia de abrir sus puertas el día sábado para ofrecer diversas actividades culturales, deportivas, artísticas y formativas, con el fin de promover la convivencia y trabajar temas relacionados con la prevención y atención de la violencia. 

Este esfuerzo constituyó una iniciativa impulsada por el Eje de Seguridad Ciudadana del Comité Municipal de Prevención de la Violencia (CMPV) de Tijuana, instancia creada por el PCC en el 2013, y conformada por instituciones gubernamentales y no gubernamentales.


Las Jornadas Sabatinas se impulsaron tomando como referencia la experiencia previa de GESIP en el Proyecto Abriendo Escuelas para la Equidad.
 
 
SiteLock